DIRECCIÓN

Follow us in social media

Av. Francia 1245, Bella Vista (1661) 

Buenos Aires, Argentina

Tel: 4666-8813

4668-0318

CONTACTO

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
LA VIDA EN EL COLEGIO
Educación Emocional

Educar la mente sin educar al corazón,

no es educar en absoluto.
Aristóteles

 

 

La educación emocional hace referencia a un conjunto de enseñanzas, reflexiones, dinámicas, metodologías y herramientas de autoconocimiento diseñadas para potenciar la inteligencia emocional, entendiendo la misma como la capacidad de identificar los sentimientos propios y ajenos, el control de los impulsos, el reconocimiento de las situaciones problemáticas y su verbalización, la empatía, la búsqueda de soluciones adecuadas a diferentes situaciones, el mejoramiento de la actitud pro-social y armoniosa en el trabajo en grupo y el mejoramiento de la cooperación, la ayuda y la actitud de compartir.


Este es un proceso que implica tiempo; no sólo en cuanto a lo que se le dedica, sino por ser un aprendizaje de vida. Es un proceso que se despliega en compañía de otros, por lo que los adultos referentes del niño juegan un rol fundamental, tanto en su modo de intervenir, como en el ser modelos a imitar. En este sentido los padres son los primeros educadores, y el colegio acompaña en esta tarea de desarrollar saludablemente el despliegue emocional de nuestros alumnos.
 

Para ello no sólo hacemos explícita la importancia de este aspecto, sino que acompañamos a los niños, a los padres y a los docentes en esta tarea. Lo hacemos con cursos de perfeccionamiento docente en el manejo de emociones en el aula y con profesionales que los acompañan en su quehacer cotidiano, tanto en clase como con charlas personalizadas. Lo mismo sucede con nuestros alumnos en su día a día; quienes además cuentan con talleres semanales en donde éste aprendizaje es su principal objetivo. Sumado a ello, hemos incorporado una valiosa herramienta: “Mindfulness”. Creemos que la posibilidad de que los chicos experimenten esta en su cotidianeidad les da la oportunidad de desarrollar muy tempranamente otra manera de abordar su experiencia, sabiendo que ésta no es lo que nos sucede, sino lo que hacemos de lo que nos sucede.

En cuanto a los padres los acompañamos desde las reuniones generales, hasta las personales, donde la reflexión y el intercambio no sólo intentan promover un mejor desarrollo para el niño, sino también de todos los adultos que los acompañamos.
 

En esta línea, y yendo más allá de las vivencias y experiencias que tienen los chicos en el ámbito escolar y hogareño, tenemos diferentes momentos  de trabajo social. En la actualidad se desarrollan en relación al CDI ( Centro de desarrollo integral) de nuestra zona, quienes trabajan con mucha responsabilidad en cubrir y acompañar diferentes necesidades de los integrantes de familias en situación de gran vulnerabilidad. Hace aproximadamente 4 años que tenemos la oportunidad de caminar juntos, compartiendo experiencias que nos enriquecen a todos, lo cual agradecemos y celebramos.
 

Creemos firmemente que en este despliegue  de valores, de  lo emocional y vincular que acompañamos en los niños, también tenemos la oportunidad de crecer los adultos de toda la comunidad que compartimos esta maravillosa experiencia.